LA EXPEDICIÓN DE MAGALLANES. UN PAR DE COSAS

Esta semana se ha hablado mucho de la Expedición de Magallanas, el 6 de Septiembre de 1522 llegan a Sanlucar de Barramenda 18 tripulantes con Juan Sebastián Elcano al mando de la Nao Victoria, único barco en completar el viaje que supondrá la primera vuelta al mundo. Desde nuestro Blog de Citytour Sevilla nos gustaría contaros un par de cosas sobre esta aventura.

La Expedición de Magallanes parte de Sevilla el 10 de Agosto de 1519. Cinco barcos y unos 245 navegantes inician un viaje extraordinario que va a cambiar el conocimiento del mundo.

¿Qué cambió la Expedición de Magallanes?

El mundo antes de la Expedición de Magallanes era un lugar muy distinto.

Antes de la partida, América es un continente sin fin. El Pacífico es un pequeño mar y los

océanos están desconectados. El mundo es mucho más pequeño.

A la vuelta, y después de recorrer 70.000 kms.

  • Se dibuja el continente americano. Antes de la expedición de Magallanes, el territorio más allá de la desembocadura del Rio de la Plata eran tierras jamás exploradas.
  • Se conocen las dimensiones reales del Pacífico, aproximadamente un tercio de la superficie global de la tierra.
  • Se registran cartográficamente las Islas Marianas y las Filipinas
  • Se abre la ruta del Índico Sur
  • Se conectan los 3 océanos
  • Se conoce la dimensión real de la tierra
  • El hombre toma conciencia del planeta en el que vive.
  • Se pasa de “Non Terrae Plus Ultra” al “Plus Ultra”. El conocimiento humano no tiene límites.

Y todo esto con unos medios técnicos increíblemente rústicos.

¿Cómo era la vida de los marinos a bordo? No muy cómoda!!

Las bodegas de los barcos iban llenas de alimentos y mercancías en toneles. El ambiente era irrespirable y la vida se hacía en cubierta.

El día se distribuía en 6 guardias de 4 horas, dirigida por un mando y compuesta por un tercio de la tripulación. Los marineros que no estaban de guardia tenían que buscar un hueco en la cubierta para dormir o descansar. Sólo el Capitán tenía cámara propia.

Todo olía a la brea o alquitrán que se untaba en la madera para protegerla de la broma y los insectos y para impermeabilizar. Constantemente había un fuerte olor y con el calor el alquitrán se reblandecía y se volvía pegajoso.

La alimentación básica consistía en el bizcocho, una especie de regañá (la palabra bizcocho viene de doble cocción, es decir un pan que se ha cocido dos veces)  y vino. Legumbres, aceite, vinagre, tocino, pescado en salazón, frutos secos e incluso animales vivos se llevaban a bordo para alimentar a la tripulación.

La Trinidad, la nave capitana llevaba 2 vacas y 3 cerdos, el resto 1 vaca cada una.

El queso tiene también un papel importante, ya que los días que no se podían encender los fogones por mal tiempo o tormenta, se comía bizcocho, queso y vino.

El hambre es la principal causa de muerte en la expedición. El escorbuto por falta de alimentos frescos diezma a la tripulación.

De hecho, durante la larga travesía del Pacífico, de casi 100 días, las ratas se convierten en un manjar muy apreciado por el que los marineros pagan un alto precio. Llegan incluso a comerse las tiras de cuero que protegen las cabos, después de haberlas remojado en agua de mar durante un par de días.

¿Qué pudo llevar a los tripulantes a enrolarse en tan increíble y arriesgada aventura?

Para el común de los marineros, abandonar la miseria. Antes del viaje se les dan 4 pagas por adelantado y además del salario, durante el viaje tienen la oportunidad de hacerse con ricas presas, mercancías valiosas, esclavos…La tripulación tenía derecho a un quinto de lo obtenido por este procedimiento. 

A parte y como compensación por la peligrosidad del viaje, cada tripulante tenía derecho a una parte de las especias conseguidas.

A principio del año 2020 nuestra compañera Diana estuvo visitando la Patagonia chilena donde se encuentra el estrecho de Magallanes y para ella  fue muy emocionante situarse en el mismo lugar por donde pasaron estos valientes y audaces marinos .

Estando allí uno se da cuenta también de la dureza del viaje por el clima tan extremo con vientos fuertes casi constantemente. Solamente encontrar la ruta que une el océano Atlántico con el Pacífico por ese laberinto de islas fue una gran proeza.

Si quieres saber más sobre la Expedición de Magallanes los guías de Citytour Sevilla estaremos encantados de organizarte una ruta a tu medida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies